Fondo

domingo, 21 de mayo de 2017

"La luz que no puedes ver" por Anthony Doerr


Dicen que existe un propósito supremo para cruzarnos con todas las personas en nuestras vidas, por muy breve que sea ese encuentro...

Esta historia comienza en Saint-Malo en 1944, cuando la ciudad francesa es invadida por los alemanes en la II Guerra Mundial. Marie-Laure es una joven parisina, que se quedó ciega cuando era muy pequeña y quien se encuentra sola en la casa de su tío en medio de los bombardeos y ataques a la ciudad. Werner, joven alemán perteneciente a las filas nazis, también se encuentra en Saint-Malo en ese momento, sin saber que su camino y el de Marie estaban marcados para encontrarse desde hace mucho tiempo.

El papá de Marie-Laure era el encargado de las cerraduras en el Museo de Historia Natural en París. En 1934, al saber que su hija perdió la vista, trató de enseñarle a ser independiente y para ello elaboró una maqueta de las calles cercanas a su casa, de manera que Marie pudiera identificar el paisaje urbano que la rodeaba y por lo tanto, pudiera recorrerlas sin riesgo a perderse.

Cuando comenzaron los ataques de los alemanes a París en 1940, se decidió cerrar el Museo y esconder los objetos más preciados, entre ellos, una piedra sin igual denominada "Mar de llamas". Cuenta la leyenda que esa piedra le proporcionaba la inmortalidad a su dueño pero hacía que las personas más cercanas sufrieran tristes desenlaces. Debido al valor de dicha piedra, se decidió hacer varias copias y entregarlas a distintas personas sin saber quién de ellas es la que contaba con la piedra real. El papá de Marie-Laure fue el elegido para custodiar una de las piedras en cuestión, y huyó con su hija a Saint-Malo donde vivía su tío abuelo.

Werner vivía junto con su hermana en un orfanato en Alemania. Siempre fue un niño muy curioso, lo que lo llevó a desarmar y armar aparatos eléctricos para entender su funcionamiento. Gracias a una radio que arregló, pudo escuchar en las noches un programa de un científico francés, quien hablaba de una gran variedad de temas haciendo que Werner soñara despierto con poder salir de su pueblo natal para adquirir conocimientos de manera formal y poder tener un destino diferente al esperado por los hombres locales: trabajar en las minas. Werner se volvió famoso por sus rumbos por arreglar radios, cuestión que llegó a los oídos de un alto mando del ejército nazi, quien solicitó sus servicios. Debido a su buen desempeño, Werner fue recomendado para ingresar al Instituto Politécnico-Nacional de Educación donde su talento le permitió ser el protegido de uno de los profesores quien después lo recomendaría para aplicar todos sus conocimientos a favor del ejército alemán.

Los capítulos abarcan diferentes épocas en las que se desenvuelve la historia, y en cada uno de ellos se relatan las vidas de Marie-Laure y Werner. A pesar que el libro cuenta con más de 600 páginas, su lectura es muy fácil y rápida (a mí lo que me falta es tiempo, pero si usted amable lector cuenta con mucho de ese invaluable recurso, no tardará mucho en terminarlo).

Este libro fue galardonado con el premio Pulitzer en el año 2015, y también de acuerdo a una de tantas listas que reviso, es considerado como un libro que le tocará las fibras más sensibles y puede hacerle llorar... cuestión que a mí no me sucedió, pero no me tome como referencia amable lector porque ya ve que yo soy medio insensible.

Le doy 4 estrellas y ya sabe que está a su disposición si lo quiere leer.

El libro que me uuurge leer es "El silencio de la ciudad blanca" pero gracias a las librerías chafas de nuestro país, todavía no lo podemos adquirir por estos lares, así que creo que, contrario a mis principios, lo compraré de manera electrónica.

¡Recuerde darle like a la página en Facebook y ser el primero en enterarse de las ocurrencias literarias de su bloggera favorita! 

¡Saludos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario